Liderazgo del cambio

Por Lenny Espíndola López

Una constante en esta vida es el cambio, de eso no cabe duda. Pero es un hecho que hay ciertas personas que están más habituadas a él. Esos individuos, fácilmente asumen las situaciones nuevas y generan decisiones exitosas con base en ellas.

Normalmente después de superar con éxito las situaciones cambiantes se convierten en líderes, esas personas especiales hacen de los cambios una forma de vida y sobre todo influyen positiva en los demás.

Esa influencia puede ser clave en el momento de ejecutar los propósitos de cualquier emprendimiento,  este día quiero compartir contigo algunas claves para dar paso a los cambios y ejercer un verdadero “liderazgo del cambio”.

Mentalizarse frente al cambio

Hay que ver aquellas situaciones de cambio consientes de la mentalidad, los sentimientos y las esperanzas de las personas en las que queremos influir.

– Mantener la simplicidad: Para lograrlo es importante formarse el hábito de diagnosticar antes de prescribir. Es importante formular preguntas y buscar soluciones sencillas.

– Generar resultados, no excusas: cuando ignoramos las señales de advertencia, sofocamos cualquier programa de cambio. La negación a veces hace que las personas más inteligentes hagan tonterías. Debemos tratar de buscar, no los síntomas, sino las causas.

– Ser un jardinero: en vez de tratar de solucionarlo todo, es mejor que invertir energía en lograr que la empresa crezca. Los líderes exitosos se valen de las herramientas que tienen disponibles mientras cambian. Crean un ambiente en el que los nuevos proyectos logran echar raíces. Si realmente queremos que el cambio tenga lugar, debemos asegurarnos de tener una cosecha de la que estemos orgullosos.

– Liderar toda la persona: las personas tienen cabezas, corazones y espíritus. Quieren crece intelectualmente. Quieren ser tratadas con dignidad y respeto. Debemos tratar de que la gente se sienta apreciada.

Disposición al 100 por ciento

Para lograr una historia de éxito cuando se requiere implementar un cambio en el negocio es importante enfocarse en desarrollar en nosotros y en nuestro equipo de trabajo los siguientes valores:

– Capacidad: debemos tener una mentalidad positiva y creer en nosotros mismos.

– Curiosidad: los grandes líderes formulan preguntas que llevan a los demás a descubrir cosas por sí mismos.

– Conclusiones: debemos tener la capacidad de poner a prueba nuestras conclusiones cuando aparezca nueva información.

– Conexiones: debemos estar dispuestos a recorrer caminos que no conocemos y a rumiar nuevos pensamientos.

Comunicación

Ante tiempos de cambio, hay que tener mucha apertura para comunicar y escuchar asertivamente las nuevas disposiciones, para esto cualquier conversación es clave, un buen diálogo consiste en:

– Renunciar al poder absoluto: demostrar que no lo sabemos todo y que las ideas ajenas son bienvenidas y respetadas.

– Cuando alguien se compromete, debemos diferir cualquier juicio: es importante que no saquemos conclusiones definitivas hasta que los demás hayan presentado sus mejores ideas.

– Debemos estar dispuestos a domesticar los elefantes de la habitación: debemos identificarlos, identificar los supuestos y procurar que sea seguro hablar de esos grandes problemas.

– Escuchar con empatía: debemos escuchar lo que los demás están diciendo.

– Descubrir en vez de interrogar: debemos evitar que nuestras preguntas intimiden.

Abierto al equipo

El último elemento es saber crear y aprovechar los equipos. Cuando las personas inteligentes se reúnen y consiguen la manera de aprender, comunicarse y confiar los unos en los otros, es increíble las cosas que se pueden lograr.

Los equipos no existen en el vacío. Si queremos contar con un clima que propicie el trabajo en equipo, debemos crear condiciones apropiadas. Se necesita:

– Un verdadero equipo: no una simple colección de personas. Debemos escoger con cuidado a las personas, de modo que cada quien saque lo mejor de sus colegas.

– Un propósito atractivo: que unifique a todo el mundo y encienda el interés.

– Un marco de refuerzo: recursos y estructuras operativas que permitan hacer un buen trabajo.

– El contexto adecuado: debe tener permiso de triunfar.

– Un entrenamiento que valga la pena: para cultivar las capacidades de los integrantes del equipo.

Con estas técnicas ahora te invito a ser un agente de cambio en tu empresa, anímate a promover una cultura de innovación e inicia un liderazgo de cambio.

No comments yet.

Leave a Reply